Los Retinoides

Uno de mis compuestos favoritos de todo el arsenal dermatológico son los retinoides tópicos: la tretinoína y adapaleno. Estos compuestos derivados de la vitamina A tienen muchísimos efectos en la piel, se formulan en varias concentraciones, se encuentran en el mercado como geles y cremas y se utilizan en los peeling químicos. Pero también hay consideraciones a tener en cuenta cuando se inicia un tratamiento con retinoides para obtener el mejor resultado sin sufrir con los efectos adversos.

En forma muy breve, los retinoides actúan regulando la proliferación y diferenciación celular, estimula la síntesis de colágeno en la dermis, tienen acción inmunomoduladora  activando genes supresores de tumores, antiinflamatoria, angiogénica o formación de vasos sanguíneos, antioxidante, entre otras.

Comencemos entonces con los usos que le damos a los retinoides tópicos en dermatología:

  • Tratamiento del acné: previenen la formación de microcomedones (el precursor de los llamados “puntos negros” y “espinillas”). También disminuye las manchas y mejora la apariencia de las cicatrices.
  • Prevención y tratamiento del fotoenvejecimiento: (es decir el envejecimiento prematuro debido a la exposición solar) mejorando las arrugas finas y gruesas, el color amarillento, las asperezas y queratosis así como las pigmentaciones faciales.
  • Prevención de cáncer de piel: por ejemplo el tratamiento de queratosis actínicas (lesiones precursoras de carcinoma espinocelular) y profilaxis antitumoral en condiciones genéticas que desarrollan cánceres de piel con frecuencia (como el xeroderma pigmentoso) o pacientes que usan fármacos que promueven el cáncer de piel (como los pacientes transplantados).
  • Usos cosméticos: mejoran la apariencia de la piel, previenen y tratan la hiperpigmentación postinflamatoria, favorecen la recuperación post-quirúrgica, favorecen y aceleran la cicatrización, tratamiento de las estrías de distensión en su fase inicial.
  • Tratamiento de verrugas planas y moluscos contagiosos.
  • Facilitan la penetración de otros compuestos: mediante un incremento de la descamación y reducción de la hiperqueratosis, entre otros.

Los efectos indeseados al iniciar un tratamiento con retinoides son piel seca, inflamación de la mucosa labial o queilitis, sensibilización o alergia a los compuestos de la crema y descamación de la piel. Estos efectos se producen al principio y luego de unas semanas la piel desarrolla tolerancia ¡permaneciendo sólo con los efectos favorables!

Por este motivo las recomendaciones del uso son:

  • Iniciar noche por medio, en capa fina y cara seca ya que la humedad aumenta la irritación.
  • Siempre aplicar lejos de los ojos y labios.
  • Aplicar en toda la piel y no sólo sobre las lesiones visibles.
  • No suspender una vez que hayan desaparecido las lesiones sino mantener el tratamiento hasta que sea suspendido por su dermatólogo.
  • A la mañana siguiente lavarse la cara con un gel o loción limpiadora y luego aplicar crema hidratante y usar fotoprotección cada 4 horas.
  • Contraindicado (es decir prohibido su uso) en embarazadas.

Cabe destacar que incluso usando bien los retinoides, depende de cada persona la tolerancia que tendrán, pudiendo incluso requerir  descansar más noches al inicio. Espero hayan encontrado útiles estos consejos. Recuerden que es muy importante no automedicarse y seguir las instrucciones indicadas por su dermatólogo. Un saludo cariñoso, Catalina Andrighetti Ferrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s