Diferencias entre toxina botulínica y ácido hialurónico.

Una duda frecuente que se genera en relación a los procedimientos estéticos es la diferencia entre el tratamiento con toxina botulínica y el ácido hialurónico. Pese a que ambos procedimientos son aplicados con un fin estético, tienen indicaciones y resultados bastante diferentes.

Para entenderlos vamos a dividir la cara en tres tercios. El tercio superior comprendido por la frente, el tercio medio que incluye las mejillas y el tercio inferior que incluye la porción inferior de mejillas, labios y mentón.

Comencemos hablando de la toxina botulínica. Este medicamento es una toxina derivada de una bacteria que se aplica en sitios musculares con el fin de paralizar músculos que producen arrugas dinámicas (de movimiento). Su indicación es el tratamiento del tercio superior: arrugas de la frente, el entrecejo y las patas de gallo para prevenir que se conviertan en arrugas permanentes en reposo. La toxina botulínica no da volumen.

Sitios de aplicación de la toxina botulínica

El ácido hialurónico es una molécula presente en la dermis capaz de absorber muchas veces su volumen en agua. Se indica en el tercio medio e inferior con el fin de hacer una modelación de ojeras, nariz, pómulos, labios y mentón o como relleno de surcos producto de la pérdida de volumen que se da con la edad por ejemplo el surco nasogeniano o las líneas de marioneta, etc. Además tiene un efecto biomodelador mejorando la cantidad y calidad de el colágeno de la dermis de forma permanente. El ácido hialurónico nunca se aplica en la frente, entrecejo o patas de gallo.

Sitios de aplicación del ácido hialurónico.

El efecto de la toxina botulínica comienza a las 24 horas llegando a la máxima acción a las 3 semanas y dura hasta 6 meses tras los cuales los músculos vuelven a recuperar su movilidad.

La acción del ácido hialurónico comienza a notarse de inmediato y su duración es de 10 a 12 meses. Aunque hay que recordar también que su efecto biomodelador de es prolongado.

Los efectos adversos de la toxina botulínica son paralisis y caída del párpado, desarrollo de anticuerpos que hacen que la duración sea menor a la esperada. Además está contraindicado en embarazo y lactancia, enfermedad neuromuscular, entre otros.

Los efectos adversos del ácido hialurónico son el desarrollo de granulomas, nódulos subcutáneos inflamatorios por reacción en contra del producto y se pueden tratar con la enzima hialuronidasa.

Ambos procedimientos estéticos son complementarios para alcanzar un buen resultado global. Por este motivo tienen que ser realizados por un profesional capacitado y que además conozca los efectos esperados, no deseados y adversos junto con saber cómo manejarlos. Además es importante que el producto aplicado sea de alta calidad. Consulte a su dermatólogo. Un saludo cariñoso doctora Catalina Andrighetti Ferrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s