Tumores benignos de la adultez: Queratosis Seborreica

Me gustaría iniciar una nueva serie denominada “tumores benignos en la adultez”. Para comenzar algunas consideraciones sobre la palabra “tumor” que siempre genera bastante temor pero en medicina se usa para describir una masa o crecimiento excesivo de tejido. La mayor parte de las veces corresponde a tejido normal pero redundante. En este caso se denominan benignos o buenos. Con el pasar de los años van aumentando este tipo de lesiones y esta serie de posts abordará algunos bastante frecuentes.

Las queratosis seborreicas son los tumores cutáneos benignos más frecuentes. Aparecen en personas de raza blanca, a partir de la cuarta década (por eso eliminé de mi vocabulario su nombre anterior “verruga senil” ya que hace varios años que me encuentro en la cuarta década y me reúso a tener algún diagnóstico denominado “senil”).

Pueden aparecer en cualquier zona de la piel. Algunas se aprecian como manchas planas bien delimitadas de color café pálido y de denominan léntigos solares. Otras tienen mayor volumen y superficie verrucosa. En ocasiones toman una coloración mas oscura que puede llegar incluso a café negruzco. La mayoría de las veces son asintomáticas aunque pueden picar.

Son siempre benignas, sin embargo la principal consideración con respecto a las queratosis seborreicas es diferenciarlas de nevos o carcinomas que pueden verse similares pero tener riesgo de malignidad.

Léntigo solar o queratosis seborreica plana. Mancha bien delimitada café claro.
Queratosis seborreica verrucosa.
Nevo o lunar. Para diferenciarlo de la queratosis seborreica es necesario la evaluación clínica y dermatoscópica.
Carcinoma basocelular superficial pigmentado. La forma de diferenciarlo de la queratosis seborreica es el examen clínico y dermatoscópico.

El tratamiento puede ser observarlas en caso de que sean asintomáticas y mantener la piel hidratada para evitar que causen picazón. También pueden ser eliminadas mediante crioterapia, curetaje y electrocoagulación o láser ablativo en caso de que sean molestas o estéticamente inaceptables. El material extirpado siempre debería ser estudiado para confirmar el diagnóstico clínico.

Una vez más los invito a visitar al dermatólogo. Durante la época de verano solemos usar ropa más holgada y mostrar más piel. También es frecuente que notemos lesiones nuevas que no habíamos visto previamente. Esta es la mejor época para hacerse un chequeo completo y partir temporada de vacaciones con la tranquilidad de que está todo bien. Un abrazo cariñoso, Catalina Andrighetti Ferrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s